Un juego de palabras

A veces somos torpes expresándonos:

A veces no encontramos la palabra adecuada que muestre exactamente lo que nos quema por dentro. A veces no somos capaces de mostrar lo que llevamos por dentro sin quemarnos. Encontrar la frase adecuada que ponga de manifiesto el trasfondo, el motivo o razón, sentimiento o dolor, de lo que nos hiere el corazón… en su justa medida, sin aparentar debilidad, sin quebrar nuestra personalidad.

A veces somos torpes escuchando:

No prestamos atención. Raudos en respuesta, lentos en compasión, en comprensión. Incapaces de cambiar de piel por un momento, de sentir con la mirada del orador. Rápidos en defensa y en contraposición, en darle al enfermo nuestra opinión, en imponer nuestra visión. Insensibles con el alma, lentos con el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *