Principia II – Haciendo las maletas

… y se despertó desconcertada, apenadamente alegre, iracundamente sosegada, pavorosamente tranquila. Sabia que algo había cambiado, que la mujer que yacía entre aquellas sábanas ya no era ella y que no volvería a ser la misma. Querido lector, ¿quién eres?, ¿qué haces aquí?, ¿qué andas buscando? ¿Crees que vas a encontrar algo valioso aquí?, ¿algoRead More